Kanji es una novela dual, planteada en dos lugares que emiten voces de un mismo emisor. Se hace acompañar de garabatos, dibujos, que agregan código a un relato desequilibrado. La obra es compleja en su esencia, parece ser un ruptura entre el escritor y un dialogo que atraviesa letras que busca esquivar pero lo terminan sujetando para luego soltarlo.

Para conocer más sobre la obra, Víctor Fernando Zatarain, licenciado en Lengua y Literatura de Hispanoamérica y  encargado de presentar el libro en el 2015, entrevista a Javier Quezada, juntos, a través de una conversación, logran narrar el por qué de la novela y sus mensajes.