Texto por Crisstian M. Villicaña

Fotografías por Joe Terriquez

El día de ayer alrededor de 15 centroamericanos provenientes de El Salvador y Honduras se aventuraron a cruzar la Garita del Chaparral para ser detenidos y con ello, buscar asilo político en el país vecino, Estados Unidos.

El grupo viene huyendo de la violencia que viven sus países de origen. Tanto Honduras como El Salvador, han sufrido durante las últimas tres décadas por el crecimiento desmedido de las pandillas, en específico la Mara Salvatrucha y el Barrio 18, las cuales son conformadas por cientos de niños que crecieron en medio de la violencia generada por la guerra, así como por muchos jóvenes y adultos que vienen deportados de los Estados Unidos.

Elena Alderman, representante de Pueblo Sin Fronteras, expresó que este es el segundo grupo de personas que intenta cruzar a la unión americana, así mismo, mencionó que el grupo de centroamericanos forma parte del “Viacrucis de Refugiados” que llegó a Tijuana desde hace días atrás.