Tijuana y la justicia del espacio

Texto por Diego Silverio Saavedra

Fotografías por Crisstian M. Villicaña

El hecho salta a la vista, no es un secreto, Tijuana no fue planeada. Por más que sus historiadores pagados se apuren en decir que Tijuana fue fundada en 1889, esto solo es una verdad por convención. Si bien la Tijuana del 2017 tiene la presencia de cierto ordenamiento urbano, este ordenamiento no se parece ni en un dos por ciento al del cuasi mítico plano de Orozco.

Tijuana es un accidente histórico, sino fuera por la invasión de 1846-1848 sería un rancho californiano más. De ahí que su importancia sea más geoestratégica que por abundancia de recursos naturales, su topografía es accidentada, en su conjunto Tijuana está edificada sobre los lechos del río y las montañas que lo encañonan. Esto hará que los espacios más aptos para poblar siguiendo los principios del urbanismo sean los terrenos cerca del río, pues estos son planos. Desde la lógica capitalista estos espacios son los que mayor valor tienen pues son en los que menos hay que invertir pero se puede sacar una jugosa renta de ellos.

IMG_0522.jpg

Gran problema el que se avecina, como nadie quería venir a este rancho ahora hecho frontera, esos terrenos se van a ir poblando pero no por ricos empresarios sino, por esas personas que van y vienen, en Europa les van a decir proletarios, aquí en Tijuana les van a decir precaristas, delincuentes, Buñuel los va a bautizar como “Los olvidados” y yo me voy a referir a ellos como los cartolandeses, por vivir en Cartolandia. Nombre que por una parte revela la fragilidad del material de construcción pero por otro lado la colonización del imaginario fronterizo.

Estas personas que van a construir su colonia por su condición de parias son siempre el chivo expiatorio, “son lo que afea la ciudad”, son la representación de la miseria ¿pero de cuál miseria? ¿la de un sistema económico que funciona creando desigualdades? ¿la del pensamiento individualista? ¿la de los flojos que no quieren salir adelante? ¿la de los acumuladores del capital? En fin, los tienen que remover, el capital requiere el espacio.

IMG_1415-compressor.jpg

IMG_0563.jpg

1970, Echeverría como Pilatos “Lo único que les recomiendo por encima de cualquier consideración, es que traten con cariño a esa gente, que no la saquen por la fuerza, que usen el  convencimiento, pues no quiero saber de un solo atropello o de una sola arbitrariedad”. El partido no es tonto y hace una colonia, para parte de los reubicados, pero…también tiene que haber dinero para otros: Se funda el reacomodo Sánchez Taboada.

Fundación atropellada, llena de rapiña “nos dijeron que el metro cuadrado iba a ser a 25” “cuando llegamos lo subieron a 115”. Sálvese quien pueda, que cada quien tome lo que pueda. Rapiña pero no solo de quien por necesidad lo hace sino de quien por costumbre lo hace. Hay que decirlo claro la Sánchez Taboada fue fundada en un terreno nada atractivo para la inversión a menos que quien compre sea “convencido”.

IMG_1408-compressor.jpg

IMG_0513.jpg

La Sánchez se edificó en una topografía irregular, un laberinto de calles construidas primero de forma improvisada, luego pavimentados a cambio de votos. El clientelismo como motor para la  “urbanización”. Casas construidas sobre un terreno sinuoso, con pendientes que retan la condición física. Sobra decir que la pavimentación es lenta y deficiente. Lo que no sobra decir es que jamás se realizó un estudio de suelo, que aún cuando se esgrimió el argumento de la seguridad para poder re-ubicarlos esta seguridad no era la de ellos sino la del capital financiero.

2016 y la colonia se empieza hundir, el cemento que los votos compraros o los votos que compraron el cemento se parten, las casas también, sus paredes, suelos, techos, cercos, todo se fisura. La ciudad se desentiende, incluso los crítica por construir su casa en ese lugar. Se habla del problema que representa para su seguridad seguir habitando esos espacios, pero jamás se dice que fueron orillados a vivir en esa situación.

IMG_1439-compressor.jpg

El urbanismo tiene patrón, ese jefe es el capital,  es quien paga la construcción de un espacio. Mientras la ciudad pregona a los cuatro vientos el “boom inmobiliario” cientos de casas se siguen hundiendo en la miseria económica pero también tragadas por la misma tierra que se les vendió para construir. Mientras que miles de casas al este de la ciudad se hunden en el abandono o jamás terminaron de construirse.

Alguna vez leí que “La revolución será urbana o no será” y esto vuelve a poner en el centro de las discusiones el espacio que habitamos, construimos e imaginamos.

Autor: Letras Cualquiera

Revista independiente de periodismo que escribe, retrata, crítica y narra desde la esquina de Latinoamérica. Tijuana, Baja California.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s