El ‘Ojos’; el primero en tatuarse un arcoíris

OJOS 2.jpg

Texto y fotografías por Iván Molina

Después de haber experimentado la luminiscencia en el agua de la Laguna de Manialtepec en la costa de Oaxaca, que aunque no fue demasiada por no ser julio o agosto, cuando la temporada es perfecta para observar este fenómeno, conocí al “Ojos”; al parecer la primera persona que tatuó sus ojos de colores para que emularan un arcoíris.

Lo conocí por la noche, sentado frente al lago a contra luz desde mi perspectiva, justo cuando regresaba de un recorrido en lancha. Ciertamente lo primero que vi de él no fueron sus ojos sino su silueta y la obscuridad de la misma acompañada de una voz muy áspera como con frio que me preguntó “¿de dónde vienen?” si no mal recuerdo y comenzamos una conversación.

Su nombre es Jonathan Zendejas “Ojos”, es mexicano nacido en la Ciudad de México hace 30 años, pero 28 los ha vivido en los Estados Unidos. Vivió con su familia en Oklahoma para después visitar cada uno de los estados del vecino del norte y ahora, según por lo que me dijo se encuentra en la mejor etapa de su vida recorriendo México dos años continuos.

Esa misma noche tomamos Pox (aguardiente de maíz originario del estado de Chiapas) y fumamos a la horilla del lago sin importar que una patrulla de la policía estatal se encontrara a unos metros de nosotros en el restaurante “Puesta de Sol” justo a un lado de donde nos quedaríamos.

Me contó como perdió un vuelo de avión a Colombia, pero que gracias a eso  conoció a su actual pareja, originaria de Austria y con quien ha estado viajando por México y a quien le prometió llevar a todos esos lugares hermosos que él ya ha visto con sus muy particulares ojos.

Pero también, anécdotas tan locas como la vez que piensa que una pareja que conoció por la app Airbnb,  y que le pidió hacer el pago fuera de la aplicación, estaba planeando quitarle los órganos o algo por el estilo. Me dijo que esta pareja era muy buena onda y que le daban accesibilidad total a la casa y que incluso parecía su propio departamento dado que la pareja sólo llegaba por las noches y siempre, siempre le llevaban vino por las noches.

Llegaron a encerrarlo e incluso despertó con máscara de oxigena en su boca dentro de un cuarto tapizado en papel aluminio, con el pretexto de que la casa iba a ser fumigada.

OJOS.jpg

El “Ojos” consecutivamente se dio cuenta que le estaban dando floripondio (Brugmansia arbór) para mantenerlo desorientado y en control, nunca supo de qué es lo que estaban planeando con él por lo que salió del lugar sin pedir explicaciones y mientras se encontraban fuera.

Intercambiamos anécdotas como esa y algunas más el resto de la noche, pero no fue hasta el día siguiente, cuando noté la intensidad de los colores en su vista y la forma que los dota de otra apariencia que pregunté el por qué de la transformación de sus ojos.

“….Soy como un arcoíris” El Ojos me dio a explicar que tuvo una relación de la cual resultó su único hijo, el cual le fue negado a verlo por su madre y quién alguna vez le dijo tener “demonios en los ojos”. Antes de este conflicto con la madre de su hijo, Ojos asegura haber sido una persona con horarios, con un trabajo normal y con aspiraciones materiales, pero después de ese episodio de su vida decidió. “Los ojos son ventanas al alma, soy como un arcoíris” repitió varias veces.

A la pregunta qué si era doloroso el proceso de inyección de tinta en la superficie del ojo, me hizo comprender que existen dolores más profundos que alguien puede experimentar y estos no son para nada físicos. Está transformación dice no afecta su visión aunque utiliza lentes de contacto desde muy temprana edad.

Además de la filosófica forma de vida que ha tomado, dice no arrepentirse y afirma que estos ojos suyos le han abierto más puertas que las que le han cerrado, puertas hacia la intimidad de otras personas y hacia el reconocimiento, aceptación, acogimiento y buen trato que las personas que ha conocido le han brindado.

El Ojos seguirá rondando por México para cautivar a desconocidos con su particular forma de demostrar a los demás su perspectiva del mundo y aunque dice no durar mucho tiempo en un lugar porque se convierte en el centro de atención, puedes notar cuando hablas con el que está ávido de compartir su visión del mundo con personas que nunca ha visto en su vida como yo.

Autor: Letras Cualquiera

Revista independiente de periodismo que escribe, retrata, crítica y narra desde la esquina de Latinoamérica. Tijuana, Baja California.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s