Texto y fotografías por Crisstian M. Villicaña

Ante la inminente llegada de la “Caravana Migrante”, el ejército de los Estados Unidos ha comenzado a llegar a la frontera que lo divide con México, en este caso específico, Tijuana; esto para reforzar el cerco fronterizo. Los trabajos que realizan son orden de un gobierno que se ha caracterizado por cerrar las puertas a los migrantes.

DSC_8814

Donald Trump y su política migratoria han sido criticadas tras la llegada de los soldados a la frontera. De manera lamentable, muchos de los miembros de la caravana que intenten cruzar a través de alguna de las garitas (San Ysidro y Otay) solicitando asilo, sólo lo harán para permanecer encerrados en los “centros de detención”, en donde después de un par de meses o más, serán deportados al no presentar un documento o una prueba fehaciente que han sido víctimas de violencia y por ende ocupan el asilo, a esto se le llama “el miedo creíble”, uno de los factores principales por el cual muchos no logran el asilo, al no pasar este requisito; dicho proceso consta de entrevistas que llevan a cabo oficiales de migración.

La militarización ha llegado y parece ser la forma más adecuada de resolver un problema humanitario, esa es la respuesta de un mandatario en el siglo XXI, pareciera con ello, que no se ha aprendido nada de la historia.

DSC_8778
DSC_8854
DSC_8809
DSC_8960.jpg

Los soldados han estado trabajando en la colocación de cerco de alambre de púas.

DSC_8817
DSC_8792
DSC_8804

Los primeros miembros de la “Caravana Migrante” llegaron el pasado domingo 12 de noviembre, se espera que en los próximos días lleguen contingentes de 300 a 500 personas.

DSC_8940
DSC_8869
DSC_8910
DSC_8771