Después del albergue

Texto y fotografías por Crisstian M. Villicaña

DSC_0196

La unidad deportiva Benito Juárez, la cual servía como albergue para miles de centroamericanos que llegaron a la ciudad, dejó de funcionar como refugio hace poco más de dos semanas. A los que ahí se concentraban se les trasladó al Barretal, un espacio ubicado en la subdelegación Mariano Matamoros, otros tantos, alrededor de doscientos, permanecen a las afueras de la unidad deportiva, a la intemperie, en casas de campaña que sirven como hogar.

DSC_0097

DSC_0088

DSC_0210

DSC_0094

La negativa de moverse a otros albergues, según nos narran los propios migrantes, se debe a que en éstos se les limitan las salidas, lo que obstaculiza el poder realizar trámites o en otros casos, buscar empleo. “No me quiero mover hasta allá porque está muy lejos de acá de la garita, de las oficinas de gobierno, y no tenemos ya dinero para andar gastando en pasajes, por eso muchos prefieren quedarse aquí, más cercano, la mayoría se mantiene aquí porque quiere cruzar, irse al otro albergue es alejarse mucho”, platicó, Carlos, migrante que permanece junto a su familia en la vía pública, justo frente a la unidad deportiva que hace unas semanas era su hogar.

DSC_0198

DSC_0228

DSC_0223

DSC_0116

Si bien es cierto que la convicción de llegar a los Estados Unidos sigue en pie, por lo menos es lo que nos dicen y se alcanza a percibirlo (se les oye convencidos) por otro lado sigue existiendo la incertidumbre de qué ocurrirá al entregarse a los oficiales del CBP (Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos), si podrán conseguir el tan ansiado asilo o si después de un par de meses en un centro de detención serán deportados a sus lugares de origen; de acuerdo a activistas como el director de Ángeles de la Frontera, Enrique Morones, es más probable que sean deportados a que obtengan el asilo, lo que obliga a muchos a pensar en la opción de internarse de manera ilegal, ya sea por su propia cuenta o a través del pago a un “pollero” (traficante de personas); lo cual puede costar arriba de dos mil dólares.

DSC_0081

DSC_0232

DSC_0227

DSC_0189

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close