El antiguo Gran Cinema es el último sobreviviente de las salas construidas a mediados del siglo XX en Tijuana. En la actualidad el cine proyecta pornografía, siendo la comunidad LGBT quien lo mantiene vivo.