La utopía de la mariposa: para reivindicar por medio del arte

Texto y fotografías (*)Diana Cecilia García Lucas

Cuando se habla de cine mexicano tenemos el mal hábito de pensar en los artistas más conocidos y en la pantalla chica, adjudicándole toda la cartelera y trabajos a comedias románticas, cine de oro o ficheras, sin embargo, el alcance mexicano se extiende a extremos que, muchas veces como público no conocemos. Rectificando este pensamiento recientemente tuve la oportunidad de asistir a la segunda edición del “Festival de Cine Independiente” de la Ciudad de México, llevado a cabo del cuatro al siete de julio; los primeros dos días en el cine dentro de la estación Zapata (línea 3) dejando así el seis y siete en el Centro Cultural de México Contemporáneo; ubicado en el Centro Histórico.

Durante el evento pude admirar diversos cortometrajes de calidad periodística y escénica, todos ellos con la magia suficiente como para atraparte, sin embargo, la que resaltaré será “La utopía de la mariposa”; un maravilloso trabajo de Miguel J. Crespo; último trabajo en ser presentado como parte del ciclo “no-ficción mexicana” pero lo que quiero destacar es por qué el trabajo de Miguel es cautivador.

Comenzamos con Lukas Avedaño, un muxe de la comunidad de Tehuantepec, quien aventurándose a descubrir su identidad se atreve a vivirla por medio del arte, haciendo presentaciones, espectáculos, resaltando siempre su lado indígena, moviéndose de tal manera que, como él mismo dice, se atreve a “vivir la antropología”. Entre presentaciones artísticas se encuentra regalando parte de ese México del tercer género al extranjero, bailando, vistiéndose.

Cuenta su historia con orgullo mientras se mira en un espejo, narrando no haber querido nunca (ni de niño) participar en las actividades del campo, aquellas como denominadas “de hombres”, contando con un espíritu tan fuerte que le brindó la confianza para usar el cabello largo, pintarse las uñas y maquillarse asumiendo su identidad muxe, palabra compleja para quienes estudian los comportamientos sexuales: “Muxe puede ser un transgénero, transexual, travesti” ya que literalmente es un tercer género.

Es aquí cuando la idea de ser mariposa lo identifica, incluida su misma madre quien le brinda este sobrenombre. Aquí podemos mirar y analizar a Lukas desde la vida mística de este insecto, siendo el desarrollo de su sexualidad, su identidad y la forma de expresarla como el encapsulamiento en su crisálida, pintándose en su soledad de los colores muxes, detallando su forma entre bailes, midiendo el alcance de sus alas entre espectáculo y teatros, teniendo el punto máximo cuando logra estallar en el extranjero.

Sin embargo como para toda mariposa, colorida o nocturna, llega una etapa de dolor y espera, cuando al fin sale de su encierro y para poder volar tiene que esperar, sus alas están húmedas e inútiles; en esta fase se expone a diferentes peligros, mismos de los que Lukas fue parte, aquí, habiéndonos presentado al chico muxe independiente, fuerte, hábil, inteligente y orgulloso de sí mismo, se nos muestra la debilidad por la que pasó antes de emprender su viaje… la desaparición de su hermano Bruno Avedaño.

Y como si lo viviéramos con él, la noticia nos toma desprevenidos, en ningún momento existe algún indicio de éste acontecimiento, sólo nos queda en la retina de Lukas, en el río con la foto de su hermano militar, quien hubiera salido de casa para ir a su deber, no regresando nunca más.

La mariposa, entonces habiendo pasado el dolor, ocupa el polen que recolecta de otras flores extranjeras, para hacerse oír, pues en México han ignorado su petición para hallar a su hermano, primero pidiéndole papeles personales (identificaciones y demás), haciendo más compleja la posibilidad de una búsqueda exitosa al tardar más en los trámites, posteriormente encargando a otras oficinas su propio trabajo para, finalmente, hacer un trámite anotando incorrectamente su nombre. Todos estos eventos lo conducen por un camino de desesperación que termina llevándolo a tomar la decisión de expresar su deseo en el extranjero, quienes piden a México encontrarlo.

“Pero sé que es una utopía”; menciona Lukas en medio del mismo río en el que carga la foto de su hermano.

Así mismo el documental nunca nos brinda la idea de un Lukas desprotegido, desamparado, solo, triste, sino más bien de uno con la suficiente fuerza como para levantarse cada mañana y emprender viajes largos con el único fin de encontrarlo, de saber qué ocurrió, recordándolo siempre desde su característica muxe, reivindicándolo por medio de su arte, no permitiéndolo morir en el olvido, mostrándolo con alegorías, dando un aire a la reinterpretación de “las dos Fridas”, teniendo el mismo tópico en ambas presentaciones: el abandono.

Éste documento no solo nos sirve para empatizar con alguien que pelea diferentes guerras, contra la desigualdad al ser indígena, las fobias al ser muxe y la injusticia al ser hermano de una víctima desaparecida, sino que también nos abre un panorama más amplio respecto a los militares desaparecidos y de quienes no se brinda explicación alguna a los familiares.

Muestra el descarnado panorama, uno más cercano, cálido y humano respecto a las cifras de desapariciones forzadas enfocándose principalmente en los militares, ya que según fuentes como “Milenio”, en el sexenio del expresidente Enrique Peña Nieto, cerca de 190 militares tuvieron que ser dados de baja por tomarse como desaparecidos, haciéndose una muy poca investigación respecto a su paradero, dejando a las familias, como la de Lukas Avedaño, sin posibilidad alguna para defenderse y exigir.

Como dijo el mismo Miguel después de la presentación de su trabajo “creo que las personas que tienen desaparecidos aprenden a vivir con eso y dignifican su búsqueda”, por eso es necesario continuar con estos casos, pero no desde el dolor, sino desde la valentía.

El cine mexicano ha demostrado ser más que bromas, burlas y parodias, transformándose en una ventana hacia nuestra cotidianidad y ahora, más que nunca, gracias al periodista Miguel J. Crespo, es una forma de denuncia audiovisual. Para conocer próximas funciones y obtener actualizaciones respecto a la búsqueda de Bruno Avedaño, así como para apoyar a quienes dieron voz a la historia de Lukas, se puede seguir la página de Facebook “La utopía de la mariposa – documental”, así mismo Lukas está presente en instagram como @muxe_muxhe_muxes.

*fotografías uno y siete archivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close