Texto por Iván Molina

La Colectiva Cereza que acompaña a mujeres presas en el Centro de Reinserción Social (Cerss)No. 5 en San Cristóbal de las Casas, denunció agresiones en contra de mujeres indígenas dentro del penal, violencia estructural misógina por las instituciones de repartición de justicia y la situación de riesgo de estas mujeres por la pandemia y la falta de salubridad en las instalaciones.

Clara, mujer indígena Ch’ol quien cumplió sentencia injustamente en el CERESO No. 5, comentó que las mujeres y en especial las mujeres indígenas no tienen acceso a la justicia desde la misoginia, la tortura física y psicológica de los Ministerios Públicos, ya que, muchas de ellas son encarceladas son por reaccionar a la constante violencia de genero por parte, en la mayoría de los casos, de sus maridos.

Muchas de las mujeres en los penales de los 17 municipios de los Altos, sólo hablan sus lenguas maternas; Tsotsil, Tseltal o Ch’ol. Por lo mismo, el estado está obligado a proporcionar un traductor, pero existe una insuficiencia de este recurso humano, sólo se cuenta 1 traductor de la lengua Ch’ol en 6 distintos reclusorios en la región”.

Si el actuario no sabe hablar Chol, Tseltal o Tsotsil cómo vas a entender lo que tu defensor te está diciendo y firmas lo que te dan, nunca sabes si estás firmando tu sentencia si estas firmando tu libertad o si estas terminando de hundirte con una firma, es difícil estar en una prisión si no sabes español”, detalló Clara.

Esta situación inaccesibilidad a la justicia expedita se le suma la precariedad de condiciones dignas dentro CERESOS como en No. 5 en San Cristóbal de las Casas,“No tienes el derecho a tomar agua limpia, el agua potable que usa la mayoría de las mujeres en el Cerss viene de un tanque que está pegado a las tomas de drenaje”, aseguró.

La Colectiva Cereza, informó que actualmente existen 15 casos de prisión preventiva en los que se puede aplicar el Principio de Excepcionalidad de la Ley de Amnistía de 2019 y en los cuales se puede ejecutar la prisión por arraigo domiciliario. En algunos de estos casos se trata de mujeres de edad avanzada que están en riesgo de infección de Covid-19, incumplimiento de amparos y mujeres en lactancia o ser madres de menores de 13 años.

En ese sentido, se exhortó a la Fiscalía General del Estado, a hacer efectivos los amparos de libertad y los artículos 155 y 166 del código de procedimientos penales para poner en arresto domiciliario y/o libertad a estos 15 casos del Cerss No. 5 y salvaguardar la seguridad de las mujeres que se encuentran presas, en parte, por sus falta de accesibilidad a una partición de justicia.