Texto por Iván Molina

Miembros de la organización La Voz Verdadera del Amate y La Voz de Indígenas en Resistencia y adherentes al EZLN, recluidos en el Cereso NO. 5 de San Cristóbal de las Casas, demandan nula asistencia sanitaria por parte del gobierno, puesto que no han dado a conocer sus resultados de prueba Covid-19 a pesar de que ya existen 8 casos confirmados dentro del penal.

En llamada telefónica con el centro de derechos humanos Fray Bartolomé de las Casas, Abraham López Montejo, su hermano Germán y Adrián Gómez Jiménez, quienes desde el 21 de mayo comenzaron con una huelga de hambre demandando buena atención médica y medicamentos para los internos, comunicaron dicha situación.

“No nos han dado los resultados de las pruebas que nos hicieron los estudios de Covid-19, nos han negado”, dijeron. Además, demandaron la limitación al acceso de sanitario por las noches. “Es cierto que nos han proporcionado (baño) en el área de encamados, pero lo cierran a partir de las diez de la noche y esa es la última vez que podemos hacer nuestras necesidades“.

Los presos en huelga de hambre, ya comienzan a presentar síntomas de la falta de alimento; dolores de cabeza, estómago y diarreas por la mala calidad de agua que consumen. A pesar de esto, las autoridades del Cerss No. 5 no les han proporcionado medicamentos o sueros para evitar la deshidratación, sino que al contrario les han limitado el uso de los sanitarios, cuestión que viola flagrantemente sus derechos humanos.

Hay que recordar que en días pasados se registró la muerte de un custodio por Covid-19 y se cree que fue quien pudo transmitir la enfermedad a los 8 casos positivos dentro del penal. Este hecho, ocurrido el 25 de mayo dio pie a la implementación de pruebas por Covid-19 pero a más de una semana no han dado a conocer si existen más casos dentro del Cereso, lo cual pone en latente riesgo a los presos por las paupérrimas condiciones de salud en las que se encuentran.